La cara de Ignacio González

con abanicoA Nacho, que vendería a su madre con tal de pillar, se le ve contento de Presidente presidiendo cosas. ¡Presidente! ¡Qué grande eres, Nachito! Si naciste para reinar, cabrón. Así que esta mañana, en la entrega del Cervantes a Caballero Bonald, se mostraba feliz, aunque circunspecto, cuando se abucheaba a SAR el Príncipe de Asturias con ondear de banderas republicanas. ‘¡Qué bien! Estos gilipollas nos están haciendo el trabajo sucio’, parecía pensar Nacho, que sueña -como tantos- con ocupar hasta la Jefatura del Estado (la ambición de estos jamelgos no tiene límites: España, al fin y al cabo, es su finca desde el comienzo de los tiempos). Y es que presidir una hipotética III República Española daría a Nacho grandes posibilidades. Un horizonte de iniciativas modernas y liberales se abrirían ante él, emprendedor innovador donde los haya. Poner publicidad en la tricolor, por ejemplo, que más da. Beba Coca-Cola. Y a morir por Dios.

con espe

De momento, Nachito González, grande entre los grandes, ha vendido orgulloso la Línea Dos del metro de Madrid como soporte publicitario. La Línea Dos, con dos pelotas: todo vale con tal de pillar. Ya dicen los herederos ideológicos del fascismo nacional, oportunamente reconvertidos a la ideología del capitalismo internacional (oij, que palabro: internacional) que el secreto es vender y pillar líquido. La dignidad, por poco que valga, el Canal de Isabel II o la puta madre de uno, lo que sea, que más dará. No hay nada que no pueda venderse si hay suficiente dinero por medio. Ay, San Dindín, San Dindón ¿qué tendrás? ¿Y por qué no vender, ya puestos, los arcos de la Puerta de Alcalá, ‘Las Lanzas’ de Velázquez o la fachada de El Escorial?. Así pues, con una desvergüenza digna de mejor causa, va y entrega el sistema sanitario a la voracidad especulativa y al control ideológico de sus profesionales, tira la enseñanza pública a un vertedero y pone la Línea Dos (la de Cuatro Caminos-Ventas de toda la vida, hoy prolongada hasta donde da la vuelta el aire) en manos del mejor postor. La siguiente será poner un iPad de Apple en el regazo de Nuestra Señora de La Almudena. O una lata de Mahou en lugar de las llaves de la mano derecha de la seña Cibeles, al pie mismo del despacho de la seña Botella. Todo es empezar.

La pela es la pela.

Metro-Sol-Vodafone-suburbano-publicitarios_TINIMA20130423_0308_5

1. sublime2.severoni pa tabavo

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La cara de Ignacio González

  1. Siana dijo:

    Y de chulanga. De caracolillos de en la nuca. De eso también tiene cara.

    Me gustan mucho estas entradas de tu blogs. Una abraçada forta.

  2. Aik dijo:

    Algunas cosas han cambiado muy poquito con respecto a 1933.

    A mi también me gustan estas entradas.
    Gracias.
    Una abraçada , pero pequeñita que yo soy chiquitín.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s