Hasta siempre, comandante.

Se nos ha muerto el hombre de los nervios de acero, el que no sonreía nunca, el profesional callado, eficaz, preciso y silencioso que pasó de (casi) todo y no quiso ser jamás ser El Gran Héroe Americano del Siglo XX.

Neil Armstrong, 82 años, natural de Wapakoneta (Ohio, USA), Comandante de la Misión Lunar Apolo XI y primer ser humano en caminar sobre la luna.

Mi héroe.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un tipo serio y discreto que lo tenía todo en la mano para haber amasado una fortuna como ‘héroe de nuestro tiempo’ pero que pasó ampliamente del tema, de los medios y de la fama. ‘No soy una primadonna. Soy uno más de un equipo’, dijo una vez. En otra ocasión le preguntaron por sus emociones al posarse en la luna. ‘Alivio’, dijo. ‘Real y verdaderamente pudimos habernos matado’. Lo mejor del comandante Armstrong es que sus respuestas no son cínicas ni mordaces: él era así. Y es cierto que él y su colega, el mítico ‘Buzz’ Aldrin, apuraron hasta el límite sus posibilidades, esquivaron un campo de pedruscos al ir a posarse y cuando finalmente dieron con el sitio llano que necesitaban y se posaron, no les quedaba ya ni una peseta de gasolina. Realmente se bordeó la catástrofe pero de la garganta de Armstrong no salió ni un suspiro. ‘Hemos aterrizado’, dijo sólo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La capacidad de control emocional de Neil Armstrong era legendaria entre sus propios compañeros. ‘Neil dormiría a pierna suelta en la punta de una navaja. Y por la mañana se afeitaría con ella’, comentó otra leyenda entre los pioneros de la astronáutica, Jim Lowell, comandante de la (abortada) misión lunar Apolo XIII y que en el cine se vio encarnado por Tom Hanks.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Neil Armstrong, encima, era un mozo bien plantado, un rubito WASP de ojos azules y fotogénico que te mueres cuyo físico de rasgos suaves y angelicales, entre el joven Di Caprio y David Beckam, inspiraba confianza y daba magníficas portadas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Era el perfecto ‘Héroe Americano’ y se especuló mucho sobre si había sido designado para ser el primero en la luna por su físico, privilegiado para las fotos. La verdad es que, en un casting, el resto de los astronautas hubiera dado magníficos sargentos fogoneros, cocheros y cocineros, pero sólo dos o tres -y Armstrong en cabeza- podrían haber competido con éxito por el papel de ‘Gran Héroe Americano de Todos Los Tiempos’.

Después, el proyecto de Gran Héroe Americano pasó ampliamente del tema y el Primer Hombre en La Luna -ni Tintín ni el Gun Club, de Julio Verne- se hundió apaciblemente en el anonimato y huyó de los periódicos y del personaje grandilocuente que querían encasquetarle.

En estos tiempos locos en los que todo cristo quiere estar en los medios y ser personaje (y no persona), brindo por la lección magistral de Neil Armstrong, fiel siempre a sí mismo y que de la contención y el uso de la puerta de atrás hizo un estilo.

Hasta siempre, Señor. Y a sus órdenes.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Hasta siempre, comandante.

  1. Siana dijo:

    Hasta siempre, pues. No lo olvidaré.

    Bonita entrada, Comandant D. Bowman.

    • bowmanpoole dijo:

      Aquí el único comandante espacial siempre ha sido Neil Armstrong. Bueno, y James Lowell, que en el Apolo XIII dio muestras de un temple de primer nivel. Armstrong ya había comandado tres años antes del Apolo XI un vuelo Gemini donde hubo serios problemas que obligaron a abortar precipitadamente la misión a las pocas horas de entrar en órbita. Su preparación técnica y su capacidad para tomar sobre la marcha decisiones delicadas sin que se le alterara la voz lo pusieron en el punto de mira de los capos de la Nasa.

  2. Siana dijo:

    Escuché hace un tiempo un programa precisamente sobre esto, sobre el temple de estos increíbles seres que son capazas de meterse en un pepinazo rumbo el espacio. Inalterables. Algo fuera de serie.

    Te pongo esta entrevista por si no la habías visto :
    http://www.elmundo.es/america/2012/08/26/estados_unidos/1345999527.html

    Un abrazo

  3. raquel dijo:

    Gracias Bow por tu post. Suena extraño cada vez que muere una persona que ya es inmortal

  4. Aik dijo:

    Da gusto leerte comandant.
    Gracias.
    Y sí, Amstromg fue un hombre especial. Supongo que sin él también se hubiera llegado a la Luna, pero quizás no en ese momento y de esa manera.

  5. Siana dijo:

    “Me uno a la petición que hace su familia: si miráis la cara de la Luna , acordaos de él y guiñadle un ojo. Yo lo haré esta noche.”

    Y yo mañana, que dicen que la luna será espectacular.

  6. Adele Theresa dijo:

    Gracias Bow. Me trae recuerdos muy tiernos. El día del aterrizaje en la luna, tenía 7 años. Mi padre me despartió y sin decirme nada me llevó al salón donde tenía encendido el televisor. Mi madre y mi hermano estuvieron dormidos. Juntos mi padre y yo compartieron este momento mágico cuando Armstrong salio del modulo lunar y pisó la luna. Se ha quedado grabado en mi memoria para siempre. Doy las gracias a mi padre por haberme despertado aquella noche/madrugada.

  7. Aik dijo:

    Buzz Aldrin dio una conferencia en Hamburgo hace 3 años, repuesto (más o menos) de sus problemas con el alcohol y muy lúcido, contestó a las preguntas de la audiencia. Adivina quien estaba allí alucinando en colores…http://www.youtube.com/watch?v=kzXu9pHoaHQ El vídeo no es mío, por cierto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s