Madrid 10 – Barcelona 0

Después de pasar una semana en Barcelona puedo asegurar que el prestigio de que goza esa capital de provincia es exagerado, infundado y producto, sin duda, de la ingestión etílica (desmesurada) de naturales, inmigrantes y turistas.

Minuto 1.                                                                                                                                             Madrid 1 – Barcelona 0.
La dichosa humedad, que convierte la estancia en Barcelona en una estancia bajo la ducha (una ducha inmunda, por cierto). Y no exagero; cerca del sesenta por ciento de humedad relativa a 30º C de temperatura es una barbaridad sucia e inhumana. Los ‘pixapins’ (cariñoso apelativo dedicado por la Cataluña rural a la Cataluña urbana y, muy especialmente, a los habitantes de la capital pedánea de aquella región de España) son, seguro, mutantes palmípedos con branquias que se mueven con naturalidad en ese medio ambiente fétido, viscoso e insano que para el resto de los seres humanos equivale a una muerte lenta por aplastamiento.

Minuto 11.                                                                                                                                           Madrid 2 – Barcelona 0.                                                                                                                      Es del todo IMPOSIBLE lograr que en Barcelona te sirvan, ya no una caña como dios manda, sino una cerveza embotellada sencillamente FRÍA. Debe ser cosa del seny, pero lo que el barcelonés entiende por ‘FRÍA’ es la temperatura del caldo de cebada servido tibio, es decir, ‘no caliente’. Alguien, los de voll-damm por ejemplo, debiera hacer algo al respecto.

Minuto 12.                                                                                                                                         Madrid 3 – Barcelona 0.
Las tapas y el tapeo. A los barceloneses se les hace el culo agua con este tema (están seguros de tener tapas como el resto de España), pero no. Una tapa como debe ser, amics barcelonins, no es un entrepá en top less, o sea, un bocata al que se le ha quitado la parte de arriba. No. Definitivamente, Barcelona no es Bilbao.                                                                Ni la plaza de San Jaime, la Puerta del Sol.

Minuto 19.                                                                                                                                             Madrid 4 – Barcelona 0.                                                                                                                      Las bravas, ya que estamos. Sólo al seny catalán se le puede ocurrir que unas patatas fritas acompañadas de mayonesa y ketchup sean unas bravas. Por Dios, menudo esperpento. Sugiero a la restauración catalana un viaje de estudios a la madrileñísima calle de la Cruz y, una vez allí, una peregrinación a la Santa Iglesia Catedral Basílica del callejón del Gato. Además de degustar esa hermosa aberración gastronómica y mental que es la salsa brava (¡uuuuna de oreeeejaaa, oiga! ¡Oído cocina, marchaaaando!) se verán reflejados en los espejos cóncavos de Valle y sólo entonces conocerán al fin la Verdad.

Minuto 37.                                                                                                                                        Madrid 5 – Barcelona 0.                                                                                                                       La red de metro será, sin duda, un portento catalán pasmo del orbe… cuando esté acabada y completa.

Minuto 41.                                                                                                                                          Madrid 6 – Barcelona 0.                                                                                                                        El modernismo que, fuera de Gaudí, es como una falla valenciana, pero de piedra, a cada uno lo suyo. Cuando se le atasca el seny, el barceloní deja aflorar ese simpático sentido levantino de la vida que yace reprimido en el fondo de un alma soñadora y alegre y ¡ala! ¡Arsa, pilili!

Minuto 48.                                                                                                                                          Madrid 7 – Barcelona 0.                                                                                                                         El Museo Picasso. Se compone de cuatro cuadros de Picasso que viajan regularmente a Madrid. Dicho en román paladino: que te haces una cola demente de cuatro horas bajo el sol y la humedad destructora de Barcelona para descubrir dos cosas. Una, que ya habías visto más de setenta veces todo (lo bueno) que hay allí, sea en El Prado, en el Tyssen o en el Reina, que eso sí que son museos, ya que estamos, con paredes y paredes llenas de cuadros cojonudos y no eso de Barna, el Museo (por decir algo) Picasso: tres casas viejas encajonadas de mala manera entre callejuelas donde ya no cabe ni un alfiler. Y otra cosa que descubres (sin dar crédito) es que en el Museo (por decir algo) Picasso de Barna se pretende hacer pasar un pequeño óleo de la Cuerda Larga (vamos, de la sierra del Guadarrama) vista desde La Moncloa (antes de que se levantara allí la Ciudad Universitaria) y que pintó Picasso antes de ser Picasso, es decir, con quince años, por un paisatge muntanyenc pintado en la misma época por aquel prometedor Pablito Ruiz durante una estancia en el Pirineo.                                                                                                 Hombre, no jodamos.

Minuto 54.                                                                                                                                         Madrid 8 – Barcelona 0.                                                                                                                         Las bicicletas. Uno en su candor creía que en Madrid circulaban los ciclistas más salvajes, groseros, incívicos y espantaviejas del orbe. Y no: es en Barcelona donde circulan. Y en una cantidad, además, desproporcionada e insoportable. Ya que el Ayuntamiento no hace nada, debiera intervenir con urgencia el celebérrimo senyor conseller d´Interior de la Generalitat. Creo que lo encanta reprimir: pos ahí tiene tarea. Reprima ciclistas, hombre, y no joda.

Minuto 77.                                                                                                                                                 Madrid 9 – Barcelona 0.                                                                                                                         Las (interminables) escaleras mecánicas, donde el barceloní, sea nacional o de importación, se apalanca que da gusto y no te deja pasar (si es que es tu gusto mover las piernas o, simplemente, llevas prisa). Como siempre hay alguien así, se dan constantemente situaciones de gran tensión ya que al seny le resulta difícil concebir que alguien lleve prisa (sobre todo si no es catalán). En todos los lugares civilizados del Universo, desde el metro madrileño a los grands magasins Printemps, se hace así y el personal deja un carril libre para que, quien quiera, suba andando sin limitarse al empuje tyssenkrupp, o sea, con el consiguiente ahorro energético.

Minuto 85.                                                                                                                                              Madrid 10 – Barcelona 0.                                                                                                                         El Caganer y el CagaTió, o sea, (pare nostre del Tió, Bon Nadal que Deu nos dó). ¿Qué se puede esperar de una ciudad con dos poderes fácticos (los otros dos son el Fainer y el senyor President del Barça) consistentes en mitos escatológicos?
Barcelona, señores, decepciona mucho. Para mí que sólo le faltan nuestros dos mitos señeros, las cúpulas de la madrileñez rampante, la Botella y la Espefacha. Entonces si que sería Barcelona un mito cosmopolita de debó.                                                                              Entre tanto, ajo y agua.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Madrid 10 – Barcelona 0

  1. Siana dijo:

    Senyor Comandant: esto se le voy a poner en el Forum del Capità. I en Patufet? Dónde para el patufet? es otro poder fáctico, no lo olvides!
    Cierto es que el seny nos impide tal vez degustar de los placeres de la vida, pero es que alguien tiene que mantener el país, y ese alguien somos nosotros, los catalanes. mientras los demás estáis de juerga en juerga. Toma del frasco, Carrasco! Barcelona 1, Madrid 0!!!!!
    😀 ;)!!

    Petonet!

  2. L dijo:

    De lo que no se atreverá a quejarse es de la compañía, espero! Mmmm… si la humedad le aplasta no le recomiendo el norte. Hermosa mi tierra (no sé si la conoce) pero a pie de costa en agosto es fácil estar a 26 o 30 grados… con un “estupendo” 85% de humedad. Cocido en su propio jugo, pegajoso, asqueado y con ansias homicidas. No, no se lo recomiendo!

  3. Grognard dijo:

    Espanya ens roba!
    No le han robado la cartera en les Rambles?

    “Patufet on ets?
    Patufet on ets?
    A la panxa del bou,
    que ni hi neva ni plou.
    Quan el bou farà un pet,
    sortirà en Patufet.”

  4. Siana dijo:

    Iba a ponerle yo el poema d’en Patufet😀 te me has adelantado Grog😉

  5. Grognard dijo:

    De desagraïts l’infern n’és ple.

    Vejam si ve per l’Empordà que veurà una mica de subrealisme.

  6. bowmanpoole dijo:

    ¡Qué picajosos! Con ese gran, gran portero que tiene el Barça, hombre, por dios. ¿O no visteis anoche el partido de ida de la llamada ‘supercopa’? Dicen que si Valdés hubiera sido el portero del Real Madrit y Casillas el del Barcelona, el resultado habría sido de 5-0.

  7. Siana dijo:

    Per a surrealisme has de sentir l’entrevista a en Jaume sisa, ja te la buscaré pel Youtubo

  8. Grognard dijo:

    Esto…que el otro día estuvimos en el Museo Picasso de Barsalona.
    ¿Sabéis el cejijunto aquel al que le preguntan sobre el río? Ídem.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s