Felicità

El nuevo tratamiento parece funcionar.

No se manifiestan los temidos efectos secundarios ni los daños colaterales. Al contrario: ella, de pronto, muestra interés ¡por unas necoritas!

Después de semanas con el estomago encogido, vómitos y susto, la noticia sobrecoge.

Y paro, como no, un taxi para llevarla a ver a Angel El Cangrejero, en la calle Amaniel, junto a la antigua fábrica de Mahou. Se trata de un venerable establecimiento feo como el culo de un mono pero con famas varias: el MEJOR laterío de Madrid, marisco de nivel y cañas tradicionalmente bien tiradas. El Cangrejero compite con Santa Bárbara (en Alonso Martínez) establecimiento mencionado en los ‘Episodios Nacionales’, tócate los cojones, con La Dolores (frente a Jesús de Medinaceli), donde abrevan los pelerinos y donde las anchoas son de parar el tráfico, con la Cruz Blanca (esquina de Goya con Alcalá) tradicional abrevadero señorial que cobija a lo más granado de España, con La Ardosa (en Santa Engracia), local nunca visitado por servidora, o con el Ferreras (Bravo Murillo dando ya a la Glorieta de Quevedo), frente al antiguo Cine Cartago, que dios tenga en santa gloria, sala transmutada hoy en los flamantes MiniCines Verdi, refugio de progres finos, cinéfilos levitantes y fascistas reciclados.

Angel, El Cangrejero, tabernero distante y de mirar severo, provee de auténticas necoritas vivas de las Rías Bajas, o sea, sacadas del mar la pasada noche en aguas de la ría de Arosa o de la isla de Ons, y la nena se pone como Truman. Eso sí: regadas solo con Lozoya Water Great Selection. Agua del grifo, vamos: puro Canal. Servidor de ustedes, para compensar, se mete cañas de Mahou en vena como si se fuera a acabar el mundo.

La Vida, en cualquier caso, quiere abrirse camino y, para celebrarlo, todo vuelve a la cruel, mísera y triste realidad.

Vuelven a cobrar sentido trágico las manchas de aceite (puro de oliva virgen extra superior cosecha especial de Jaen: aceituneros altivos), la casa sin barrer, las regueros secos de jabón en el lavabo y la silla rota.

Hoy soy feliz.

Muchas gracias, gente.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Felicità

  1. Siana dijo:

    ¡¡¡Unas necoritas en el mejor sitio de Madrid:D!!!

    Qué bien me sabe esta entrada. Qué bien. Cuánta alegría en este día que ha contado. Y que sea el primero de muchos.

    Gracias por compartir tu alegría, que hacemos nuestra también.

    UN ABRAZO ENORME PARA LOS DOS :D!!!!

  2. Julito dijo:

    ¡¡BIEN!! ¡¡BIEN!! Que siga la partida. No sabes cuánto me alegro. Un abrazo fabuloso.

  3. Vivedios dijo:

    ¡¡¡y requetebien!! Así es la montaña rusa de las emociones. Y mejor arriba que abajo ¡vivedios!
    ¡¡¡desde el Bierzo una cañita a vuestra salud!!!

  4. Curiós dijo:

    Hoy también yo soy un poco más feliz. ¡No pasarán!

    Un abrazo a ambos.

    • Remo dijo:

      ¡¡Enhorabuena!! Me alegro mucho de que las cosas vayan mejorando y de ver que tu estado de ánimo también sube. Un abrazo para los dos. Y no abuséis de las nécoras, a ver si luego se os pone el ácido úrico por las nubes.

  5. Me alegro mucho. yo también soy hoy una pizquita más feliz. bss y abrazos

  6. Nexus dijo:

    Cuanto me alegro por esa Alegría, Camarada Comandante.

    Que siga la la alegría y la felicidad.

    Gracias por contarlo, Maestro. Un fuerte abrazo para los dos.

  7. m. dijo:

    Coño, menos mal.
    Força y marisco.

  8. L. dijo:

    No se imagina cuánto me alegro. Siga feliz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s