Tantos años

El otro día, a raíz de la declaración de ETA que tanto está dando que hablar, recordaba como oí hablar por primera vez de ETA a un falangista de orientación carlista y a un cura. Debió ser con motivo del asesinato del inspector jefe la Brigada Político-Social de Guipúzcoa. Cambiaban impresiones en voz baja, preocupados y adustos, con aire grave y sin manifestar -sorprendentemente- especial inquina o rechazo. El falangista vestía su reglamentaria camisa de color azul oscuro, el color de un mono de trabajo, y su boina roja. El cura, con sotana negra impecable, llevaba una gran boina con vuelo, también negra.  Ante esta descripción de dos seres tan antañones, mi hijo me miró con cierta incredulidad. ‘No me lo puedo creer. Qué mayor eres’, comentó con cierto asombro. Algo así pensaba yo de mi padre cuando, mucho más joven de lo que yo mismo soy ahora, me explicaba el espanto seco que experimentaba cuando le bombardeaba la Luftwaffe nazi. Me parecía imposible que él, que estaba frente a mí, hubiera podido conocer algo que a mí se me antojaba de otro mundo, de un mundo legendario, antiguo y desaparecido, más propio de la ficción de las películas que de la realidad de alguien tan próximo a mí.

Ayer volví a tener esa sensación de pertenecer a otra época al ver a Leonard Cohen hecho un auténtico abuelo en los premios Príncipe de Asturias. Me di cuenta de que son demasiados años ya y también que desde los tiempos de Suzanne o El Partisano, que usó Robert Altman en una película de los primeros setenta, he pasado la vida con él. Un viejo compañero que no me ha enseñado a hablar inglés, ni siquiera a leerlo, pero sí a escuchar la música de la lengua, a masticar las palabras y a dar importancia al decir. El modo de decir también significa y transmite contenidos.

Ayer en Oviedo, sin cantar, el viejo trovero volvió a brillar y a dar sentido a la palabra.

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Tantos años

  1. grognard dijo:

    There goes like this: the forth, the fifth; the minor falls, the major lifts…the buffled king composed Hallellujah.

  2. bowmanpoole dijo:

    Para mí que no es ‘the forth’ sino ‘the fourth’, ni ‘the buffled king’ sino ‘the baffled king’, así como que no son varias las caídas y las levantadas de la menor y de la mayor (o de lo que sea que quisiese decir exactamente el canadiense, que tampoco creas que lo entiendo muy bien), sino una sola en cada caso, aunque no sé para que digo nada tampoco si mi perfecto desconocimiento de la lengua inglesa me impide pronunciarme sobre esto con absoluta seguridad, vaya.

  3. Siana dijo:

    It goes like this
    The fourth, the fifth
    The minor fall, the major lift
    The baffled king composing Hallelujah

  4. Siana dijo:

    Es algo como
    El cuarto, y quinto
    El menor cae, el mayor sube
    El confundido rey componiendo un Aleluya

    (No estoy nada segura eh? esto el Ro, que es medio inglés)

  5. grognard dijo:

    Un día destos os la canto…

  6. bowmanpoole dijo:

    Se te toma la palabra y se te emplaza sine die a cumplirla en la Capital del Reino.

  7. Grognard dijo:

    ad libitum

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s