Clerigalla fascista

Las fuerzas represoras de la clerigalla fascista lo han vuelto a hacer. Las fuerzas represoras de la clerigalla fascista han vuelto a cargar con inadmisible violencia contra los apacibles hijos de la razón. Y todo porque estas bondadosas personas expusieron -con paciencia y amabilidad franciscanas- la inexistencia inmaterial de Dios, esa obviedad. Dios, en efecto, es una realidad material ‘tangible’, y no ‘intangible’ como sostiene el fanatismo irracional e intolerante de los cristianos. Los hijos de la razón, el progreso y la democracia también expusieron en su hermosa predicación que Dios es una obra de creación humana elaborada artificialmente para cubrir y salvaguardar bastardos intereses (como sabe cualquiera con dos dedos de frente).

Y mientras el pensamiento racional iluminaba el mundo desde la Puerta del Sol -Luz de Luz- sus autores permanecían expuestos como el mismo Santísimo al Amor y al Odio -que son parejos- de los Hijos de Dios. Cualquier barbaridad de las que acostumbra el salvajismo papista -el palo, el fuego, la mutilación- era posible.

Y es que mentar a Dios en España es mentar la memoria del dolor y del espanto desplegados con ilimitada inmisericordia desde el Principio (y por los siglos de los siglos, amén) para imponer la mentira de La Trascendencia.

Finalmente, los católicos delegaron, como acostumbran, en el brazo seglar y los pobres hijos de la razón fueron agredidos con saña indecible por las legiones romanas de la Policía

Los antipapa agreden a los católicos y la policía no actúa, titula, en cambio, El Mundo inmundo, sorprendentemente, para satisfacer sin duda a la querida parroquia fascista española, acostumbrada ya a mentir, a comer mentiras sin indigestarse y a cambiar, en resumidas cuentas la verdad, la realidad y la Historia.

A cualquier miseria trentista llaman los fascistas Religión en España. Y a cualquier pedrojota, prensa.

Obsérvese al alterado ateo con gafitas junto a la joven beata aferrada a su crucifijo haciendo gráficamente oídos sordos. Pedro Jota se supera. Y si no, atención a la frase del día que el ínclito periodista coloca diariamente encima de la cabecera y con la que flagela el sentido del humor de su parroquia. ‘El ateísmo es dogmático y genera su propio fanatismo’. Esta notabilísima imbecilidad no es obra de cualquiera, sino del notable y afamado filósofo Lucien Arreat, del que pueden encontrarse un sinfín de chorradas en google. Esta con la que nos obsequia el periodista (o lo que sea) riojano parece traducción más que libérrima de la que dice “L’irréligion a son dogmatisme. Comment n’aurait-elle pas son fanatisme?”. Para hacerse una idea de la profundidad del pensamiento de este sujeto, elijo esta otra cita de uno de los numerosos catálogos de ellas que aparecen en google. “Si en la república de las plantas existiera el sufragio universal, las ortigas desterrarían a las rosas y a los lirios.” Tócate los cataplines, hondura de pensamiento. Luego dirán que si digo.

Corolario proletario: ‘Rezar, no sé si rezarán pero comer, jodeeeeeeer….’ (espontáneo comentario de un empleado del McDonalds Gran Vía, establecimiento que a las 2’30 AM del viernes 19 veía salir por la puerta camino de su albergue de acogida al último peregrino del jueves -o sea, del día de la Misa en Cibeles- con el corazón henchido de Gracia Divina y la tripa, de hamburguesa. O de lo que sea).

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Clerigalla fascista

  1. Siana dijo:

    He visto las cargas policiales contra las protestas de Sol. Qué vergüenza, de nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s