Es jodido ser un chaval catalán

 

En un país pequeño
que empequeñece el vivir
y empequeñece la alegría,
el deseo es mediocre
metido en una familia
burguesa y vaticana.
Como una errata
vive nuestro amigo
Guillem, que tiene un sueño
entre las piernas
encerrado tras cuatro barras
así como una vida por vivir
y un cuerpo para servir.
Y canta:

it’s so hard to be a catalan.

Como el chaval es de buena familia,
la famillia tiene servicio doméstico
y él pretende tirarse a la morenita, (1)
que no a la Madre de Dios,
sino a una chavalita
de color caramelo.
Le dará caña de azúcar
y harán un xarneguín (2)
que será una joya de criatura
y se llamará Jordi-Fidel.

Y canta el tío:

it’s so hard to be a catalan.

Este fin de año el abuelo
se vestirá de luto,
hará picadillo el tiempo
y preparará canelones.
Guillem recuerda al abuelo,
podrido e idealizado,
entrando como Gary Cooper
con un smoking blanco.
Quiere llenar el hueco
que su abuelo dejó.
Pero él es poca cosa
y el hueco, enorme.
Y canta el tío:

it’s so hard to be a catalan.

Un domingo por la tarde
en casa llora todo el mundo
y unos fulanos con bata blanca
vienen a buscarlo.
Guillem baja la escalera
con un adios en los labios
y sube a la ambulancia
lo mismo que Blanche du Bois.
En el hospital lo esperan
pirados como él
bailando una sardana.
Son todos sus colegas.
Y cantan:

it’s so hard to be a catalan.

Allí se pasan los dias
cantando por bulerías,
hablando una lengua
hecha de retales.
Allí no hay enfermeras,
patrias ni banderas:
sólo chupitos de cariño
más algún estimulante
con un barquito de madera
y espadas de juguete:
ellos son los nuevos piratas
de un tiempo sin pasado.
Y cantan:

It’s so hard to be a catalan.
A catalan boy, a catalan boy…

…………………………………………………………………………………….

(1) Juego de palabras absolutamente irreverente, perfectamente intraducible y políticamente incorrectísimo.
En toda Cataluña, La Moreneta (literalmente La Morenita), es la Santa Patrona, Nostra Senyora La Verge de Montserrat, una virgen negra medieval que se guarda y venera en La Meca del nacionalisme, la Abadía de Montserrat, muy cerca de Barcelona.

(2) Originalmente, mestizo. Por extensión, y con carácter despectivo, inmigrante no catalán. El escritor Juan Marsé logró con su novela ‘últimas Tardes con Teresa’ cambiar el sesgo clasista y el carácter despectivo que en algún momento y en ciertos ambientes pudo tener la palabra, para convertirla en orgullosa seña de identidad.

 


Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Es jodido ser un chaval catalán

  1. Siana dijo:

    Verdad. Marsé otorgó una nueva identidad a esa palabra, Xarnego, que ha tenido durante mucho tiempo un cierto tono despectivo. Con imaginación, sentido del humor y sin complejos. O con ellos, pero sacándoles todo el partido. Sabio y gran Marsé.

    Es de un humor absurdo y cachondo la canción de los Ai, ai, ai. Gracias por ponerla Bow!

  2. bowmanpoole dijo:

    ¿Y qué tal la traducción? ¿Está bien o encuentras algún matiz que podría mejorarla?

  3. Siana dijo:

    Yo la veo estupenda! Puede que haya una coseta només, ara lo reviso😉

  4. Siana dijo:

    Bow: creo que minyona en el contexto es “sirvienta”y tancat sería “cerrado” o “encerrado”, aunque “enterrado” no queda mal y se entiende.

    Lo haces muy bien. Mi próximo post, que creo que lo haré en catalán, te pediré otra vez que me lo traduzcas😉

    Petons Comandant!

    • bowmanpoole dijo:

      Hola

      Gracias

      Procedo a retocar lo de ‘tancat’ pero me pienso lo de la ‘minyoneta’ porque esa palabra es amorosa y ‘sirvienta’, en cambio, fría y distante. He dado en pensar que el servicio doméstico decimonónico estuvo en Barcelona en casa de una burguesía potente que accedía al poder (veáse ‘Mariona Rebull’, de Agustí, o ‘La ciudad de los prodigios’ y ‘El caso Savolta’, de Mendoza), mientras que en el resto de España -y, muy especialmente, en Madrid- seguía en los ‘palacios’ de una nobleza muy caspa (veáse ‘La Regenta’, de Alas, o ‘El equipaje del Rey José’ y ‘Fortunata y Jacinta’, de Galdós). En ese sentido, la relación con el servicio es distinta en matices, a mi juicio, significativos y que dejan huella en el lenguaje. Con cierta crueldad y grafismo diría que una ‘sirvienta’ es una cosa y una ‘minyoneta’, en cambio, una chica que vive (y el matiz es importante) y trabaja en casa.

      • Siana dijo:

        Pues tienes razón…Yo me he acordado ahora del contexto donde veía tanto la palabra “minyona”, en los libros de Rodoreda, y no encaja aquí. Aún si fuera una novela de Marsé te diría que sí. Pero no en esta canción.

        Está mejor tal cual lo pusiste. 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s