Ventajas de vivir en el siglo XXI

Vivir en el siglo XXI tiene numerosos inconvenientes. Uno, González Pons (todo el día señalando con el puto dedo y diciendo lo malo que son los rojos, igual que un falangista de los de antes: ya tengo la cabeza como un bombo). Otro, los Cohen Bros (tenía que estar prohibido ser tan modelno y tan gafapasta). Pero vivir en el siglo XXI también tiene, al menos, la ventaja de que no te pueden quemar por hereje, que no es moco de pavo.

Fíjate, sino, con la que se descolgó Monseñor Rouco el otro día en la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal que él preside.

Los jóvenes de hoy, dijo, ‘ya no son exactamente aquellos de hace 25 años’, decepcionados por ‘las utopías fermentadas (…) en el “mayo del 68’. Tan honda revelación le vino al capo de la Iglesia española por contraste con la decepción de ‘los jóvenes del 2011, que han tenido también ya tiempo de experimentar el alcance real de las posteriores utopías de la libertad y están a la búsqueda de una libertad verdadera’.

Entra entonces el Monseñor en el bonito ‘mundo de la cibernética, cuyo desarrollo y popularización ha llegado a crear una nueva situación de intercomunicación globalizada de la que los jóvenes son actores principales’. Y eso que no les proporciona esa ‘ libertad verdadera’ que, según el venerable Monseñor, andan buscando con lupa. Sólo le faltó añadir que internet le quita clientela, aunque a buen entendedor, etc. Citó, eso sí, lo que está pasando en algunos países árabes. Y, ya se sabe, cuando las barbas de tu vecino veas pelar…

Total, que  ‘la Red se ha convertido en un instrumento poderosísimo de información y de comunicación, pero también de propagación de fórmulas de vida de todo tipo, sin excluir las menos acordes con la dignidad humana’. No como la Iglesia Católica Apostólica y Romana, hay que señalar, que lleva dos mil años propagando ‘fórmulas de vida’ completamente ‘acordes con la dignidad humana’.

Que se lo pregunten a Giordano Bruno, si no.

Resulta, en cualquier caso, que mucha internet, mucha intercomunicación y mucha mandanga pero ‘Jesucristo sigue siendo muy poco conocido y muy poco amado’. Hombre, llegados a este punto me digo alterado que, coño, Rouco sabrá porqué. No se deberá semejante desconocimiento a la falta de monopolio, de medios ni de pastores. ¿No dijo Lennon hace mil años y refieriéndose a Los Beatles, de los que formaba parte entonces, que ‘somos más famosos que Jesucristo? La irónica -y no poco cínica- fanfarronada del de Liverpool sólo hace que subrayar la evidencia de que nada, ni siquiera los The Beatles hace cuarenta y cinco años, puede competir en fama y conocimiento con Jesús. Si a lo que se refiere Rouco con eso de que es ‘muy poco conocido y muy poco amado’ es a que el personal pasa del tema, yo le replico que algo habrán hecho mal él y sus pastores, que mucho predicar humildad para los demás pero ellos no la practican ni a tiros. ¿No habrá pensado Rouco en dimitir, por ejemplo, dando así ejemplo de humildad tras tan franco reconocimiento de la inutilidad de su trabajo y de su incapacidad para difundir adecuadamente el mensaje evangélico?

Pues no.  En cambio arremetió con el ‘estilo de vida virtual y vacío’ que llevamos usted y yo por culpa del blog (qué sería, en realidad, el que tiene la culpa de todo). Y es que, como todo el mundo sabe, para estilo de vida real y lleno, el de Monseñor Rouco, hondo pensador y fino analista social. Según él, es por culpa del ‘estilo de vida virtual y vacío’ por lo que nos encontramos (todos: él, usted y yo) ‘expuestos a la influencia desorientadora del relativismo’.

¡Qué horreur!

A mí el relativismo, que dice este caballero, no me desorienta nada. A mí lo que me desorienta es el espiritualismo. Yo no sé que es eso del relativismo pero si él se lo puede inventar con la intención de descalificarme a mí (y condenarme, si pudiera), yo me invento el concepto de espiritualismo, que sería lo que profesan y defienden los acólitos y secuaces de Ratzinger y Rouco, pero no con intención de condenarlos a nada, pero sí de desenmascarar sus manejos.

La verdad es que Monseñor Rouco se despachó a gusto el otro día y se da uno cuenta de que por acusaciones mil veces menos trascendentales, hace unos siglos los conmilitones de este señor te hacían barbaridades que remataban asesinándote por sus santos huevos, eso sí, en el nombre de Dios y usando maneras extraordinariamente desagradables. Con semejantes antecedentes no es raro que Dios esté muy desprestigiado, y yo lo celebro, porque ya era hora.

Este culto y cosmopolita caballero, Antonio María Rouco Varela, nacido en Villalba (Diócesis de Mondoñedo, Lugo) catorce años después de que allí lo hiciera el gran don Manoliño y sólo unas horas después de que en Granada pasaportaran de mala manera a Federico García (Lorca), puede terminar de Papa, cosa que me encantaría porque las risas serían como para desmandibularse: después de un nazi culto como José Ratzinger, un imbécil culto. Como para que el pío (y culto) catolicismo hispano hable como lo hace -y no pare- de Zapatero, el fulano ese de León. ¿Pero es que no conocen estos cernícalos aquello de la viga y la paja? Ya sabemos que Aznar no fue Einstein (sus intervenciones en universidades americanas podrían homologarse como cine cómico) y que Zapatero tampoco da pie con bola (como nos recuerda diariamente la Agrupación de Coros y Danzas ‘Faxenda Sin Complejos’, en la que ocupa puesto destacado el señorito González Pons, más arriba mencionado) pero insistir en ello desde un Club que dirigen Rouco y Ratzinger va más allá de la incoherencia. Entra en el terreno de la paranoia. O de la gilipollez, simplemente, tampoco hay que ponerse estupendo

Ante tantas acechanzas del maligno sólo me queda ir a dormir.

Y que dios nos pille confesados.

Aquí, Rouco Varela.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Ventajas de vivir en el siglo XXI

  1. gonzalo dijo:

    rojos de mierda

  2. bowmanpoole dijo:

    Qué simpático muchacho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s