¿De Lester o de Coleman?

 

 

Eso sí que es un dilema y no debatirse entre PP-PSOE, Barça-Madrid o Belmonte-Joselito.

Dos de los más espectaculares sopladores de saxo compitieron durante años por el cetro mundial. Lester Young (El Presi, o sea, El Presidente) y el ‘Dr’ Coleman Hawkins.

¿Quién gana?

 

El Presi es el saxofonista del elegante sombrero. Y la que canta, Ella.

 

En estas imágenes, Coleman es el que aparece de perfil. Con él, un mito de la música, Charlie Parker Bird, se sienta de frente. A Parker consagró el tío Clint una peli así titulada -Bird- en la que Forest Whitaker bordaba una terrible visión de este saxofonista que encarna o representa la revolución musical de los cincuenta. Una película personal, atípica, inclasificable y valiente (no tuvo carrera comercial ninguna) que hace ya más de veinte años mostró que Clint Eastwood los tenía tan cuadrados en su oficio como Harry Callahan en el suyo. Y que, cinematográficamente, Clint tenía algo más que decir que simplemente Harry.

 

El pianista Nat Cole que se referencia aquí no es otro que el Rey, Nat ‘King’ Cole, el mismo que en los sesenta alcanzaría la inmortalidad cantando boleros en español sin tener ni idea de español. Como se ve por la lista, Lester -‘El Presi’- no tocaba con cualquiera.

 

Coleman no tuvo más título que el de ‘Doctor’, heredado de su padre, que fue médico. También hacía referencia ese título reverencial al respeto de sus colegas, entre los que abundaban los ‘analfabetos’ (el mismo Louis Armstrong) que no sabían música, siquiera solfeo, y eran incapaces de leer una partitura. Coleman era un ordenado chiquito de clase media que había tenido una formación ortodoxa y clásica, con años de conservatorio, y que llegó a la música ligera de casualidad. Curiosamente, fueron las grabaciones de Louis Armstrong las que le conmovieron los cimientos del alma, le llevaron a olvidar el academicismo musical e hicieron de él un virtuoso de la improvisación. Entre las leyendas del jazz figura la de sus ‘jam sessions’ con ‘El Presi’, auténtico perdulario para quien el saxo era una prolongación de su persona.  Aunque sólo sea una leyenda, merece ser cierta y Robert Altman le dio cuerpo en la peli Kansas City, donde imagina a unos jóvenes alter-ego de Lester y Coleman dando lecciones a un todavía más joven ‘Bird’. En el jazz, aún más que en el rock o que en el cine, lo que cuentan son las leyendas: la realidad suele ser demasiado sórdida.

 


Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿De Lester o de Coleman?

  1. Siana dijo:

    Y si no se puede escoger quién gana? yo me quedo con ambos. Aunque esa balada Parker-Coleman me ha parecido sublime. Muy buena esta entrada, Comandante. Gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s