Scatterlings Of Afrika

Johnnie Clegg es un tipo muy raro. Con una rara fortuna: ha terminado siendo lo que quería -un zulú- y mira que lo tenía difícil. Hijo de un judío británico y de una zimbabuense (blanca), en los setenta se presentó en Sudáfrica como vendedor de una compañía inglesa de helados, pero pronto mandó a paseo los helados (y  las rigurosas leyes appartheid que entonces imperaban por allí), empeñado el muy jodido en convertirse en zulú. Claro, la pretensión era tan demente que ni los propios zulús se la tomaron en serio (hay que ponerse en los setenta y, más aún, en Sudáfrica), pero ya se sabe que no hay nada como perseverar y el pálido británico cabezón acabó consiguiendo que algunos zulús evolucionados lo tomaran en serio y le enseñaran todo lo que un buen zulú debe saber (incluídas sus parlas, sin relación alguna con nada indoeuropeo, lo que implica aprender a pensar de nuevo).

A aquellas alturas, un pelopaja como aquel haciéndose el negro ya había llamado la atención de las autoridades, que no se andaban con puñetas y lo llamaron al orden. Cuando lo de Soweto (una masacre de escolares negros que se manifestaban pidiendo una chorrada y fueron tiroteados por los guardias), este zulú vocacional dio un paso más en su capacidad de hacer cosas raras y se metió a músico. Hacía unas cosas que no eran rigurosamente zulús pero tampoco aquel rock eléctrico, sinfónico y pretencioso de la época, con lo que pasó inadvertido para los gurús de la industria internacional.

Fue el gabacho, con un olfato especial para el frikismo, quien descubrió aquel grupo sudafricano multirracial que desafiaba todas las leyes con su existencia, y a aquel líder blanco que se comportaba como un negro. Cuando los franceses vieron, encima, al friki bailar desnudo las danzas guerreras de la caza del leopardo y cosas así, alucinaron, lo bautizaron como el ‘Zulú Blanco’ (un apodo hoy mítico) y lo canonizaron.

Entonces en Sudáfrica se murió Steve Biko de manera cruel e ignominiosa, se montó la de dios y Savuka -el grupo de Clegg- hizo su canción fetiche, ‘Assimbonanga’, una excusa para soltar a los cuatro vientos los nombres de Biko y de otras víctimas del appartheid, ya de paso, así como el del mito, Mandela, la referencia de todo el movimiento anti appartheid. La canción, encima, era melancólica y evocadora (son los años de los Travelling Wilburys, de my name is Luka i live on the second floor y, en fin, del buen rollito). Clegg, canonizado internacionalmente, empezó a tenerlo (aun más) jodido en Sudáfrica, pero en los ochenta -con todo aquello del desenchufao y la fussssion- el tío acabó imponiendo su estilo musical y tuvo su momento de gloria en los circuitos rockeros internacionales. Encima, todo aquello del Zulú Blanco, las danzas tribales y el acoso de las autoridades lo convertían en un producto ideal. El siguió a lo suyo, siempre un poco salvaje, hasta que cayó el appartheid, se vio convertido en icono (más que en músico) y hasta un buen día el propio Mandela se le subió al escenario a bailar con las chicas del coro durante la interpretación del ‘Assimbonanga’.

Con un par.

Hoy, ya a punto de cumplir los sesenta, Clegg no da tantos saltos, pero sigue haciendo bolos. Gloria eterna a ‘Le Zoulou Blanc’. Genio y figura. Y gran frikazo.

Y aquí, algún otro video de cuando Clegg era la bestia negra de las autoridades, aún no se le había quebrado la figura y no se había transformado en una suerte de venerado santo viviente.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Scatterlings Of Afrika

  1. Remolina dijo:

    Tiene cara de buena persona este Johnny Clegg ¿n’est pas?, así como de inocentón, no sé.

    No lo he seguido la trayectoria, la verdad sea dicha, aunque todo el mundo (por lo menos de mi edad), ha oído su nombre alguna vez. Sé que colaboró con Hans Zimmer en la banda sonora de la pelícua “The Power of One”, y me encantan las dos, banda sonora y película.

    Gracias, Bow.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s