La chica con quien me casé

 

Eso no es una boca, caballero. Eso que usted tiene es una caverna.

¿Por qué arriesgarse ofendiendo? Si es que acercarse a usted es como acercarse al orangután del zoo. Ponga un poquito de su parte, hombre, por dios. Un poquito de por favor, q que diría Emilio.

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s