Desde la isla de Andros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Desde este lejano paraíso de paisajes paradisíacos, aguas transparentes y señoritas de ensueño me pongo en contacto con Fachilandia -el lugar antaño llamado España- para dar una (nueva) mala noticia.

Los baby-boomers nacidos en masa después de la Gran Guerra -los nenes del 68 francés, la quinta de Lennon y la Janis (Jo)- se jubilan.

A mí me la sopla. Desde el miércoles soy multimillonario y en este rincón del mundo los problemas se reducen a la (grave) opción entre un martini o un pure malt, así como a brillantes sobremesas especulando sobre si la parca te llevará instantáneamente y sin tiempo a que te des cuenta o si se molestará, en cambio, en torturarte un poquito.

Vosotros, en cambio,  jóvenes pipolos, debierais llorar a moco tendido.

Si no sabéis por qué os le digo, ni me molesto en aclarároslo.

Ahí os quedáis.

Solos.

Felices Pascuas, pringaos.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Desde la isla de Andros

  1. Siana dijo:

    Oyeme una cosa, Comandante Bow. Y no pudieras dejarnos un poquito al resto? o convidarnos a algo, digo. Estirarte un poquitín, que luego dicen de los catalanes, tú, pero hay que ver…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s