Si al cielo clama, reclama.

Primero fueron los funcionarios. Graciosamente, por las bravas y porque sí. Hay que salvar España urgentemente y urgentemente te rompo un brazo. Y ya está. De golpe y sin anestesia.

Porque eres un patriota. Un bravo. ¡Olé tus cojones!

Si te gusta, bien. Y si no, te jodes.

Ahora toca meter mano a las (miserables) pensiones (de mierda) que tú y yo cobraremos después de una vida currando como bestias para sacar todo este merdé adelante.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Portada de hoy. ‘LA’ noticia, a la izda.

En esa tarea, por cierto, (en la de sacar ‘esto’ adelante) hemos generado una FORMIDABLE plusvalía -dinero, dinero, dinero- que algún impresentable, por lo que se ve, HA DILAPIDADO en ‘inversiones’ demenciales -tipo bonos donde cristo dio las tres voces, mercados inmobiliarios de donde da la vuelta el aire y solares invisibles en la fosa de las Aleutianas- a base de transferencias idiotas via internet, dinero va, dinero viene (ay pero que listo soi, madre mía, dándole a la tecla, si es que yo ya ganaba siempre al Monopoly) hasta que -¡zas!- la pasta se ha esfumado y ni beneficios ni rentabilidad ni leches.

Pero que talento tienes, hijo de la gran puta.

Y a la economía productiva que la den por culo.

Total, que vamos a pagar el pato toi et moi, lector amigo, compañero proletario. ¿Y por qué? ¿Por qué coño con nuestras miserables pensiones -que dan pa vivir (mal) y al día- y no las de talentos como Montoro (el Orejillas) o (don) Rodrigo Rato? Esa gente de nariz levantada y trajes caros que no necesita currar para (sobre) vivir, que siempre llega a fin de mes y que hace nada (como responsables de la cosa económica) cantaban el blues del ‘laissez faire’? Ay que fastidiarse. ¿Do you remember la letra de aquella cantinela pedorreica? ‘¡No, no! ¡Qué nadie toque al sacrosanto dinero ni le ponga diques! ¡No, no! ¡Dejad en paz a la pura y casta pasta que es mu lista y sabe lo que tiene que hacer para multiplicar la riqueza de todos! ¡Qué haga lo que quiera!

Pues mira.

Compuestos y sin pasta.

Para esto no hacía falta tanto rollo ni tanto gilipollas dándoselas de listo. Alguno tendría que colgarse de la corbata. Lo que yo me pregunto es porque el tontolaba del Orejas y el cantamañanas del Rato no muestran un poco de vergüenza torera,  se meten debajo de la camilla y dejan, al menos, de piarla de una puta vez, porque, joder, que bochorno, papi.

Los hay que parece que tengan bula.

Mientras tanto, ha comenzado el desmantelamiento de la enseñanza púbica, de la sanidad púbica y de los servicios púbicos de un país endeudado gracias al talento de unos pocos que empezaron por tocarnos los ideológicos cojones y van a acabar, si dios no lo remedia (que no lo va a remediar) por tocarnos las democráticas pensiones.

Mucha suerte a todos

Hoy somos más pobres que ayer, pero menos que mañana. Pero, eso sí, Campeones del Mundo. ‘¡¡¡¡Xaaaaaviiiii!!!!’


Consejo para hoy:
Vigila la popa. Y ponte tapón en el culo.

Jaculatoria:
Zapatero, cabrón, gallina, lameculos, calzonazos.

Aquí, la putada COM-PLE-TA.

Y aquí, (don) Cristóbal Montoro, economista, gurú y enemigo de la crema de afeitar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Por qué no se afeitará este hombre, madre de Dios?

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Si al cielo clama, reclama.

  1. Siana dijo:

    Esta última noticia sobre lo de las pensiones sí que me ha jo***o lo que no está en los escritos. Maldita sea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s