Longa noite de pedra

 

O teito é de pedra.
De pedra son os muros
i as tebras.
De pedra o chan
i as reixas.
As portas,
as cadeas,
o aire,
as fenestras,
as olladas,
son de pedra.
Os corazós dos homes
que ao lonxe espreitan,
feitos están
tamén
de pedra.
I eu, morrendo
nesta longa noite
de pedra.

El techo es de piedra.
De piedra son los muros
y las tinieblas.
De piedra el suelo
y las rejas.
Las puertas,
las cadenas,
el aire,
las ventanas,
las miradas,
son de piedra.
Los corazones de los hombres
que a lo lejos acechan,
hechos están
también
de piedra.
Y yo, muriendo
en esta larga noche
de piedra.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Longa noite de pedra

  1. bowmanpoole dijo:

    Celso Emilio Ferreiro fue un periodista de ‘El Faro de Vigo’, la cabecera decana de la prensa española, fallecido a finales de los setenta con sólo 67 ó 68 años. Hijo del médico de Celanova, un pueblecito (precioso) perdido en el corazón de Orense, reivindicó casi con ira el uso de la lengua gallega (‘miña lingua proletaria’) en unos años en los que, realmente, era jodido hacerlo y nada -pero es que nada- ‘cool’. Escribió varios libros de poesía entre los que destacan dos (absolutamente) gigantescos y que han colocado la lengua gallega con decisión y firmeza en el siglo XXI: la ‘Longa Noite de Pedra’ (metafórica expresión que ha hecho fortuna, por gráfica, como definición de los ‘forrenta’ años) y ‘O soño sulagado’, otro libro cuyo título y contenido son de largo alcance.

    Independiente, vital, sincero hasta extremos suicidas, galleguista loco y apasionado (como en todo), disparaba ráfagas de palabras poco asimilables para el moderno galleguismo burócrata, puntilloso y pesebrero. Su ‘Viaxe ao pais dos ananos’ (libro no escrito, sino vomitado, dedicado a Galicia y a la galleguez más paleta y pedorra), su declarado y rendido amor por Machado y la gran poesía española en castellano y, por último, esos versos que dicen ‘Galicia, dóce mágoa das Españas, deitada rente ao mar, ise camiño…’ (Galicia, dulce llanto de las Españas, tendida junto al mar, ese camino…) hacen que la amplitud y la abierta universalidad de Celso Emilio Ferreiro sean difíciles para el reduccionismo nacionalista y ‘castrapo’.

    Afortunadamente, el gran Celso Emilio sigue viviendo entre la gente -su gente, inculta y recia- que, espontáneamente, sin la coartada culturalista-administrativa, hace suyo a Celso Emilio y lo entiende suyo. Celso Emilio Ferreiro, al fin y al cabo, hablaba su mismo idioma, su ‘lingua proletaria’, y con ella hizo poesía grande. Como aseguró en sus versos de ‘Cemiterio privado’ -cincelados a martillazos por entusiastas en el granito, hoy cubierto de musgo, que señala su tumba allá lejos, en Celanova- ‘….mais o lume que alampea, xamais o veredes morto’ (…pero esa luz que en la oscuridad brilla como el relampago -o sea, que ‘alampea’ o que, tal vez, ‘relampaguea’ sin más- nunca la veréis muerta).

    Y es que eso fue Celso Emilio. Un relámpago. Enraizado en la gente y aún hoy difícil de matar. ‘Espetacular’.

  2. Siana dijo:

    Es impresionante. Tienen mucha fuerza esas palabras. Es la forma que a veces toman algunas cosas que querrías decir gritando, protestando, como y que algunos, como Celso, transforma en poesía. Aún sin entender algunas cosas, me gusta más leerlo en gallego.

    Sabe? me gusta mucho el aire que le está dando a esto. Gracias i petons.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s