Cinco años de vértigo

Entre julio de 1976 y febrero de 1981 pasamos cinco años de lo más entretenido. Son los que van de la entronización de Suárez a la de Calvo-Sotelo (el de los lubricantes) en la Presidencia del Gobierno. En esos cinco años, el Estado Español dejó de de ser una dictadura personal (triste, severa y carcoide, basada en los derechos o poderes adquiridos con el cruento asalto al Estado de cuarenta años atrás) para convertirse en una democracia parlamentaria bastante aseada.

El viaje de cinco años que lleva de Suárez a Calvo Sotelo (e, inmediatamente después, a Felipe Glez) no estuvo libre de sustos (la carga policial de Vitoria, la prisión y fuga de Boadella, el incendio del Scala Barcelona, el misterioso intento de asesinato de Cubillo -que no ‘Carrillo’- la ‘batalla de la Plaza de Toros de Pamplona’….). En dos o tres momentos, como poco, la cosa también estuvo en un tris de acabar como el rosario de la aurora: cuando el ‘hara-kiri’ de las llamadas ‘Cortes de Franco’, en el 76, y los sucesos del invierno del 77 (es decir, el gravísimo atentado de la calle Atocha, tras unas semanas de bronca bastante potente, el consiguiente funeral y la legalización de los comunistas en Semana Santa).


Antonio Cubillo

En todo ese tiempo, los terroristas (ETA, los GRAPO y la derecha fachendósica) no pararon de poner palos en los radios de las ruedas de la bici democrática que tan trabajosamente trataba de echar a andar mientras se celebraban las primeras elecciones democráticas, se reformaba Hacienda, la Constitución levantaba cabeza o las primeras autonomías se ponían en marcha.

El último momento inolvidable, en el que todo estuvo a punto de ponerse patas arriba, fue el intento de golpe de estado del 23 de febrero de 1981, con ocasión de la reunión del Parlamento para proclamar Presidente de Gobierno a Calvo Sotelo.


Don Antonio Tejero Molina

No es de extrañar que a algunos nos pasara inadvertida una peli de aventuras fantásticas para niños que se llamaba ‘La guerra de las galaxias’. Un poco sosa, pienso.


Lord Darth Vader

No sé por qué ni como vino ni como fue

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cinco años de vértigo

  1. Siana dijo:

    No ha sido fácil llegar hasta aquí. Gracias por seguir compartiendo, Comandante. http://www.youtube.com/watch?v=grdTe5IZqkY

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s