Apareamiento

A mi me pica un huevo, pero me aguanto y estudio los tejados de Madrid mientras sobrevolamos la ciudad siguiendo los pasillos del cuarto nivel aéreo, que es el asignado por el Control Automático de Tráfico al taxi en su reentrada en el espacio de vuelo lunar. “Mire, las Torres Inclinadas de la Plaza de Castilla ¿no son preciosas?”. Hal hace un ruido insignificante -es decir, que no significa nada- y el taxista efectúa una serie de pasadas en torno a la Torre izquierda. En una ventana nos saluda un chiquillo. Cuatro pisos más abajo, una pareja se aparea con violencia contra el cristal. Por fin ascendemos y enfilamos el Paseo de la Castellana. Yo voi un poco mohino y Hal lo nota. “¿Todo bien, Dave?” Y yo. “No. Bueno ¿vio a esos dos? Pues echo de menos aparearme yo también”. Hal resopla. “¡No me sea chiquillo, Dave, por dios!”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Apareamiento

  1. Agualuna dijo:

    Jajajaja pobre Dave, pero lo veo dificil, porque sino lo recuerda no tienes cuerpo, me refiero alo de aparearse. Aunque quizá a Hal como es tan asi… se le ocurra algo. Chaito.

  2. Siana dijo:

    Ay Comandante, sí que lo siento. Pero también creo que Hal con sus poderes podría hacerle corpóreo un tiempo, y nada, va Usted, conoce e a una ex–terráquea y si la cosa prospera podría echarse una compañera. Podrían Hal y Usted tener una amiga en su viaje Odiséico, les sería grata una compañía femenina para variar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s