El taxi volador

Yo casi me desmayo. Hal y yo debemos tener imán para todos los enajenados del siglo XXIV. “¿A Moscú?” exclamo aterrado. Y el taxista. “¿Dónde sino? A la capital del Gran Reino Soviético”. Yo parpadeo. “¿Moscú también está en la Luna?” El taxista se muere de risa. “Pero ¿de dónde han salido ustedes?” Sólo entonces me doi cuenta de que estamos sobrevolando la Luna a varios kilómetros de altura. “Vamos a La Tierra”, aclara el taxista. “No, no, no. Nosotros vamos a la Biblioteca Nacional”. Y el taxista. “¿De Moscú?” Y yo, a punto de estallar. “¡De Madrid, hombre de dios!”

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El taxi volador

  1. Agualuna dijo:

    Joe con el taxista que petera con Moscú.

  2. Siana dijo:

    Esto puede ser interesante Comandante…Moscú. Por qué razón Moscú? el taxista o es mu listo o se ha hecho un lío. O Ustedes están hechos un lío!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s