Verdades, medias verdades y mentiras descaradas

“¿Cuánto hace que lo sabe, James?” James Hewitt no me contesta. Sus ojos de siempre me miran socarrones por encima del tiempo y me acerco a su sillón. “¿Desde que se anunció el viaje y saltó mi nombre a la prensa? ¿Desde que vió los reportajes fotográficos que se publicaron en la prensa mostrando el interior de la ‘Discovery’? ¿O desde antes?” En este punto hago un melodramático silencio, suspiro y sigo. “¿Desde el 46?”

“Bowman, todos los seres humanos que han vivido sobre el planeta desde el principio de la especie han recorrido un estrecho y rápido camino incrustados en el tiempo: un inevitable y precipitado camino en el sumidero del tiempo que lleva, cuesta abajo y sin remedio, a la vejez… eso, si la despellejada no ha intervenido antes, claro. Todos sin excepción salvo, insisto, los que han fallecido prematuramente, los jóvenes actuales…y usted.

Hasta donde alcanzo, usted está exento. Usted no lo recorrerá jamás. Usted, comandante Bowman, es inmortal”.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Verdades, medias verdades y mentiras descaradas

  1. Agualuna dijo:

    Joooodo!!!!

  2. Siana dijo:

    Nos acercamos a la respuesta…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s