Jack Rackham

Crepitan los troncos en la chimenea, ‘Jamaica’ bosteza y las gotazas de lluvia del Canal golpean amenazantes los gruesos ventanales. De pronto, de entre las hojas del álbum de recortes, cae algo al suelo. Un cartón… no, una foto. Me agacho a recogerla -insensato- y una vez más resbalo a través de la materia. Pero no es eso lo peor. Lo peor es que desde el suelo me contemplan los ojillos miopes de la Princesa. “Por Belcebú”, suspiro bajito. James se dirige a Hal. “Hal, por favor ¿le importaría…?” Hal asiente y la foto, como por arte de magia, desaparece ante mis narices para aparecer sobre las rodillas de James. Yo me incorporo molesto. “Oye, Hal, podríamos ganar una fortuna con esa habilidad tuya. Cualquier empresario de Las Vegas nos daría una pasta”. Y Hal, egoísta. “Perdón, Dave: me la daría a mí”. A Hal le encanta poner los puntos sobre la íes. De cualquier modo, pienso para mí, de poco nos sirve el dinero. Y me acerco a James, que vuelve a poner la foto en su sitio. Entonces veo el dorso de la imagen y lo que veo me dejaría helado (si es que en mi estado pudiera helarme). Escrito a lápiz pone “Captain Jack Rackham, RAF, 1945”.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Jack Rackham

  1. Agualuna dijo:

    Huyuyuy la Princesa aparece de nuevo. Va bien la cosa….. Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s