Brindis

La música es un sedante para el ser humano aterrorizado. ‘Ay mi pescadito no llores ya más…” canta Manuel/Spencer Tracy en algún lugar de la memoria. No comprendo nada de lo que me está sucediendo, pero sin duda estoy siendo testigo de acontecimientos clave para el devenir de la especie.

Y mientras allá lejos se derriten los hielos de Groenlandia, a mí aquí me da por pensar en la Princesa, perdida vaya usted a saber en que rincón inimaginable del espacio y del tiempo. “Va por ti, Princesa”, clamo con la petaca en alto. Y bebo.

“No sé que es peor”, comenta Hal. “Que se me ponga melancólico, que filosofe o que beba usted”.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Brindis

  1. Siana dijo:

    Me uno a ese brindis, Comandante.

  2. Celadus dijo:

    Brindemos pues, que para eso estamos aquí. Por cierto, andaba preguntándome dónde he visto yo antes a ese mozuelo que está al timón…;)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s