La respuesta, en el próximo capítulo.

Una duda me atenaza. ¿Sabía el escocés Hewitt que estaba viajando por el tiempo? ¿Sabía que yo soy una criatura aún inexistente y que, desde su punto de vista, no naceré hasta finales de siglo? ¿O todo son bromas y conjeturas de un marino más imaginativo de lo que yo pienso? Y mientras pienso, cataclás, termino vaciando la petaca.

“Beber, beber, beber es un gran placeeeer”, canturreo. “El agua, para las ranas y para los peces que nadan bieeeen”. Un micrófono ha quedado abierto y, sin saberlo yo, mi canto errático viaja entre los satélites de Jupiter hacia los confines del Sistema Solar. Nadie, nunca, lo escuchará jamás.

¿O sí?

Señoras, señores: no se pierdan el próximo capítulo de esta emocionante serie.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s