De bar en peor

Hal bebe. Es duro constatarlo, pero es un hecho: el robot ¡le da a la frasca! No me pregunten como lo hace pero les diré porque lo hace: son los celos (¡no me arrepiento! Volvería a hacerlo, son los celos ¡no!) Hal está celoso de mi baño personal con bidet mientras él tiene que conformarese con un manojo de aplicaciones para el aseo personal, que son muy completas pero q a la postre no constituyen un verdadero aseo sino un pobre remedo virtual. “Además", me dice con voz de beodo, “yo quiero usr el bidet”. Yo, con las manos en los bolsillos, me encojo de hombros. “Mira q estás pesado”. Hal hipa. “¿Su bidet tiene chorrito?” Y yo. “¡Siiiii!” Hal es un indiscreto. “¿Y no le hace cosquillas en el escroto?” Este robot sabe unas palabras, q hay q ver. “Oye ¿a ti q demonios t importa?” Hal se echa a llorar. “¡Usted no me ama, Dave! ¡Usted m menosprecia porq soi inferior!” Les juro q comandar una nave espacial es más difícil que dirigir un gran hotel internacional.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a De bar en peor

  1. Agualuna dijo:

    Extraño ordenador es Hal. Saludos

  2. Ambrosio dijo:

    No lo sabes bien. El día menos pensado le arreo un martillazo en el disco duro y q sea lo q dios quiera.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s