Patria fantasma.

Me abismo ante la superficie de Júpiter, que parece al alcance de la mano a miles de kilómetros debajo de mí. Tengo ojos que se hunden en las engañosas bandas de colores, en realidad chorros calientes de hidrógeno y helio entre los que se arrastran nubes de metano, amoníaco y vapor de agua como guijarros en la corriente de un río. Cualquiera que osara acercarse, se abrasaría a cientos de kilómetros. Yo no. Júpiter, miserable aborto estelar, infierno que ningún ojo humano penetrará jamás, excepto los míos, aunque no lo entiendo. Puedo perforar tus nubes en ebullición y sobrevolar paisajes moldeados por una presión capaz de aplastar los átomos hasta extraer sus electrones lo mismo que se extrae el zumo de una naranja. Y, al final, alcanzar en tus profundidades, como un milagro reservado para mí desde el comienzo del tiempo, un continente de hidrógeno sólido, metal brillante como la gema más preciosa de la galaxia, patria de pesadilla salvo para este naúfrago exiliado que la hace suya sin gloria, compañeros ni bandera. Pero ¿a quién se lo contaré, solo entre los solos?

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Patria fantasma.

  1. Jack dijo:

    Sólo de qué, a ver. De qué. Copón y más copón, señor bowman. Y mil millones de mil rayos.  Empieza a darme miedo. Con esa mirada perdida y su inquietante fascinación por Júpiter. Qué ganas tengo de que deje de verse por el ventanuco. Ese maldito planeta será hermoso e hipnótico, pero es siniestro también. Como su expresión últimamente, debo decir. Hasta el pobre HAL anda desconcertado. Me temo que tanto él como usted están necesitando un par de ajustes que no estoy muy segura de saber hacer. Por lo pronto, estoy asando castañas, tengo la cafetera en marcha, y ahora mismo se me sienta aquí para ver Dr. Strangelove, or How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb. O teléfono rojo patatín patatán. Que en españa nos tomamos muy a pecho las traducciones de los títulos, de tola vida. Y después, One, Two, Three. Kubrick y Wilder, qué más quiere. Y si se porta bien y abandona esa idea de seguir rumbo Júpiter, le pongo Alatriste y no digo ni mú sobre Arañita Gil. Esa actriz. Que mi trabajo de negociación me ha costado que HAL use su gran ojo rojo de proyector. Le doy al play, así que dése vida.Y cierre el ventanuco, carallo. Que hay corriente.Es una orden, bowman. Usted verá.

  2. Ambrosio dijo:

    Ostras de la China. Ha vuelto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s