Júpiter: welcome to hell

Júpiter es el quinto planeta a partir del Sol y el más grande con diferencia: tiene más de trescientas veces el tamaño del nuestro. Aquí nos encontramos a más de cinco unidades astronómicas del Sol (que es una barbaridad) y arrastrados por este gigante vamos describiendo en torno al Sol una vertiginosa órbita de 700 millones de kilómetros de diámetro. Un tamaño monumental si se piensa que la Luna está a “sólo” unos 300 mil kilómetros de casa y que para alcanzarla, además de sudar tinta, hay que emplear tres días. La verdad es que, comparada con Júpiter, la Luna ES casa. Júpiter -que después de la Luna, el Sol y Venus (el lucero) es la “estrella” más brillante del cielo nocturno de la Tierra- le sirvió a Galileo para pensar que lo de Copérnico (un polaco que dijo que la Tierra NO es el centro del Universo) era bastante más que una teoría. Júpiter, como Saturno, se puede ver pero no tocar: monstruosas masas de gas tan apelmazado que Hal y yo suponemos que en lo más hondo del planeta no habrá más superficie sólida que un miserable bloque rocoso (eso sí: bastante + grande que la Tierra). O ni eso: puro hidrógeno solidificado recubierto por un profundo mar, también de hidrógeno, sometido a presiones descabelladas (como todo en Júpiter) por el peso abrumador de la atmósfera gaseosa -otra vez el hidrógeno- más densa de todo el Sistema Solar. O sea, un infierno que ni el poeta maldito más fantasioso podría imaginar. Pillar la cápsula y descender sobre Júpiter es una original forma de suicidio. Lo probable es que no llegáramos siquiera a ser aplastados por la presión: los vientos y tormentas eléctricas de helio e hidrógeno de las capas más superficiales nos pulverizarían antes de penetrar ni cien kilómetros en esa dantesca atmófera que tenemos bajo nuestros pies (o bajo nuestras cabezas, según el día). Júpiter, en realidad, es una pequeña estrella fallida, un fabuloso reino de hidrógeno -como el Sol- que, simplemente, no fue capaz de llegar a encenderse. Un poco más de presión y ¡paf! dos soles en vez de uno. Teóricamente no es absurdo ni complicado, pero la tecnología necesaria para llevarlo a cabo es, hoy por hoy, inviable y ni el ingeniero más osado se pondría a darle vueltas. Y, además, ¿para qué? De momento dejaría de haber noche en la Tierra y ¿quién querría vivir en un planeta sin noches? Si uno no trasnocha de vez en cuando, la vida no tiene sentido.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Júpiter: welcome to hell

  1. Jack dijo:

    El doctor Hugo
    Liaño es jefe del servicio de Neurología
    de la Clínica Puerta de Hierro de Madrid
    y autor de "Cerebro de hombre, cerebro
    de mujer" (Ediciones B). Para el Dr. Liaño, "el modo en que el
    cerebro masculino está organizado lo
    hace más capaz en las percepciones espaciales,
    por eso se fía de su sentido de orientación
    e intenta encontrar su destino sin ayuda",
    mientras que "el modo en que el cerebro
    femenino está organizado hace a la mujer
    más capaz en áreas verbales, lo
    cual le lleva a intentar resolver el problema
    por medio de la palabra". De ahí podría venir el sentir popular de que a las mujeres nos cuesta leer los mapas. También explicaría otras muchas cosas. A mí las teorías científicas siempre me han parecido para gente aburrida. Pero.No lo sé. El caso es que este mapa (concretamente) no es una carta náutica (claro). Yo estoi acostumbrada a ver las estrellas desde abajo y no de frente, y me he perdido. Un poco nada más. Lo justo para haber decidido volver , hacer unas sopas de ajo, y pedirle al tío HAL que me traduzca tanta coordenada. O usted mismo, si es capaz (o tan amable) de no decir "ya te lo decía yo". No se ría, que le veo.Y ábrame la puerta. Que aquí fuera hace frío, y además tengo que ir al baño.Con su permiso, Señor Bowman.

  2. Agualuna dijo:

    Hola otra vez, gracias por la información de Jupiter; está bien ver los astros de cerca y desprenderlos del halo místico que desde la tierra les otorgamos. Mira el sobrecito de los mensajes que tienes al entrar en tu espacio, te dejé uno el otro día. Un saludo.

  3. Agualuna dijo:

    No escribí el poema yo, que más quisiera que componer algo así de bien, es de Mía Gallegos. Viste el mensaje que te deje, era por si te apetecia añadirme al msn. Saludos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s