Aparición en la cámara de las cápsulas. De espaldas, Hal.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket ——————————————————
"Hola. Soy yo", ha dicho. Yo estaba limpiando la única cápsula q nos queda, que estaba bastante sucia. "Ayvá. ¿Y quién eres tú?" La figura, con larga cabellera y barba níveas, ha adelantado el pié derecho, se ha llevado un puño al pecho y ha levantado la otra mano. "Yo soy el que soy", ha declamado con voz profunda, así como de José Guardiola (el q doblaba a H Bogart) o de Teófilo Martinez (el de la voz tonante en el Gran Cuadro de Actores de Radio Madrid). A mí por poco se me cae la bayeta al suelo. "Hal ¿ya es Navidad?" Y el robot. "¡Qué no es Papa Noël, Dave, carambas!" La figura no parecía feliz. "¡David, David! ¿Qué es de mi hijo muy amado, Urías?" Yo he mirado asustado a mi alrededor. "¿Perdón? Para mí q se ha equivocado: eso no es aquí…" La figura se ha recolocado la peineta de oro que llevaba en la cabeza. "¿Eh? Esto no es el palacio del Rey David, Judea, año 562 antes del advenimiento del chico?" Yo m preguntaba de donde rayos habría salido aquella máscara. "No, no, no, vamos ver. David soy yo, y aunque reino aquí lo que puedo, esto no es Palacio ni echándole imaginación. Esto es la nave de exploración "Discovery" embarrancada en la órbita de Júpiter. Usted ¿por quién pregunta?" El figurón consulta un libro gordo que no sé de donde ha sacado. "Absalom, Betsabé, Joab, Urías…." Me digo que será la guía telefónica. "Nada. No ha acertado ni uno". Entonces miro indiscreto, doblando la cabeza así como de refilón, y veo la portada del libraco. "La Biblia", dice. "Ostras de la China", se me escapa. "Va usted mal, jefe". El anciano, envuelto en una suerte de batón moruno, cierra el libro de golpe. "¡Miguel! ¡Gabriel! "¿Donde me habéis traído, ángeles del infierno?" Dos efebos rubios, hermosos y con alas han aparecido de pronto y se han llevado al ninot, que no paraba de dar voces, tirando cada uno de un sobaco. "Al Palacio del Rey David, cabezas de chorlito. ¡Pero no al que está en la órbita de la competencia!" Yo me he jurado callar esta historia y no consignarla en el diario de a bordo. "Si cuento esto en Houston, voy derecho al frenopático".
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s