Misión: imposible.

Jack se ha ido. Su bote espacial ya no está y sus cosas, tampoco. Y por si no estuviera claro, ha dejado una nota. "De verdad. Es alucinante que tus chorradas me cabreen, caray. Y no contigo, sino conmigo, por cretina. Pero estás a sólo el canto un duro de parecerme un imbécil sin la más mínima gracia. La verdad. Que te den, Bowman". Dura la princesa ¿qué no? Se pueden decir muchas cosas de ella, salvo que sea insincera. Claro que la sinceridad no siempre es una virtud. La sinceridad puede desencadenar unos cataclismos tremendos. Bueno, que se le va a hacer, volveremos a la rutina. Observar Júpiter, estar atento al paso de los satélites -ya saben, Io, Europa, Ganímedes, Calisto, el grupo de Amaltea, Himalia, Leda, Tebe, etc- vigilar la gran mancha y esperar a ver que pasa. Yo la voy a echar mucho de menos. A la princesa, digo. Pero también echo de menos la Tierra y me aguanto. Lo que no puede ser, no puede ser. Volver a casa, por ejemplo, hablar con alguien… o contentar a Jack. Aquí os pongo una imagen de tres de los satélites mayores sobrevolando Júpiter y una ilustración que muestra sus tremandas diferencias de tamaño respecto al gigante que tenemos ahí abajo. Suerte a todos. Y feliz viaje.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s