¡Cuanto daño hace la novela histórica!

Que la novela histórica tiene mucho de novela y poco de histórica es un hecho evidente (al menos para las personas informadas). Lo que pasa es que las personas informadas no abundan. Si abundaran, la tele no emitiría esa infumable serie -”Cuéntame”- porque los chares serían desastrosos y la serie entera se caería de las rogillas de emisión. ¿Alguien se cree, de verdad, esos personajes? Es el problema de la novela histórica, anclada en un patrón decimonónico que en el siglo XXI ha devenido en sentimentaloide: en un estereotipo de lo sentimental. La culpa de todo la tiene “Los pilares de la tierra” (que quizá sea la novela histórica más leída de los últimos años, incluído “El nombre de la rosa”). Sus épicos constructores de catedrales tienen los parámetros afectivos de los profesionales occidentales de clase media del siglo XX. Y así todo. Los gladiadores sublevados del celebrado “Espartaco” de Howard Fast parecen “boys-scouts” (y eso que se han metido en un lío difícil de resolver y que, de no resolverse, les llevará a una lenta y dolorosa agonía). Los legionarios romanos de Simon Scarrow, por contra, se me antojan marines estadounidenses en la llorosa senda hollywoodiense de “hay que ver lo que sufrimos en Vietnam”. Y los soldados de los tercios españoles que pinta nuestro Pérez-Reverte, descarriados matones urbanos, también muy hollywoodienses. El mismo personaje Alatriste de este escritor no deja de ser un trasunto del personaje que interpretó Bogart en base a las novelas de Chandler y Hammet, sólo que su discurso cínico y derrotista parece sacado de las obras completas de José Antonio Primo de Rivera (desarrollo, a su vez, de un simple verso del “Cantar del Cid”: “Dios que buen vasallo si hubiese buen señor”). Todo esto no quiere decir que no se pueda disfrutar con la novela llamada alegremente “histórica” (yo mismo disfruto como un enano con ella). Lo que no es admisible es confundirla con la historia, una ciencia que camina por otros derroteros.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s