Jack Rackham

Ya está. Ha pasado. Ha sucedido. Le he calzado una galleta al niño, que no ha llorado ni nada. Sólo se ha rascado la colleja y se ha refugiado, huraño, debajo de la consola de intercomunicación interna. Y allí ha permanecido acurrucado, abrazado al balón con cara de pocos amigos. Y yo, claro, me he sentido culpable. "¿Cómo te llamas, ninio?" Y él, nada. Hasta que me ha sacado la lengua y he pensado que, al menos, era una reacción. "Vale. ¿Y cómo te llamas?" El chico ha salido entonces de debajo de la consola. "Jack. Jack Rackham. Y no soy un niño: soy un pirata". Jodó. Que imaginación tienen los niños. O quizá no. Digo que quizá no sea eso: o sea, que quizá sea un pirata de verdad. ¿Por qué no? Al fin y al cabo, por aquí están pasando cosas muy raras últimamente.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s