Mi abuelo

Mi abuelo era un tío muy fuerte y muy guapo que mascaba piruletas y mataba moscas a pedos. Hoy me he puesto sentimental y me he acordado de él. Tenía un pantalón de cuero, un carro con cascabeles y cuando se enfadaba daba voces y se cagaba en San Crispín de Caravantes. "Me cagüen San Crispín de Caravantes y en la madre que lo trujo", decía cuando algo le contrariaba. A mí me quería mucho. "Ay, Davidín, pero que pasmao eres". En las noches de verano me sacaba al porche y me enseñaba las estrellas. "Aldebarán, Betelgeuse y Sirio. Ah, y la Polar". Lo que él no sabía, y yo sí, es que Cynosura, la estrella alfa de la Osa Menor, está a más de cuatrocientos años luz del Sistema Solar y que en realidad son tres estrellas. Pero eso ya no importa. Mi abuelo falleció hace veintitres años y yo estoy perdido en la órbita de Júpiter con un ordenador agilipollado y un inspector de Hacienda que lava los calzoncillos en el bidet. Estoy de los dos hasta el cogliostro. Con Hal no hay más bemoles que aguantarse, pero al inspector de Hacienda el día menos pensado lo agarro de una oreja y lo tiro al espacio. Por éstas.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s