¡Qué plasta de robot, oyes!

Dice HAL que ser un robot es una murga porque nadie te hace caso. Y me pone como ejemplo a éste de la foto (que ha pillado en el blog de Scherre, que es una chica muy maja). Yo le digo a HAL que no se obsesione, que a mi mismo -sin ir más lejos- nadie me hace caso tampoco (y mira que soy humano) y aquí llevo, seis años perdido en la órbita de Júpiter sin que nadie se moleste en venir a rescatarme ni en ponerme, siquiera, un mísero emilio. Además, eso de que porque seas robot no te hacen caso sólo es una milonga para llamar la atención. Robots son, al fin y al cabo, las lavadoras, los satélites meterológicos, los del GPS y también los termostatos de las calefacciones caseras. Y anda toda la humanidad pendiente de ellos. Así que, HAL, guapito, ponte a currar y no me marees, que cuando te pones estupendo es que no hay quien te aguante, hijo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s