Soledad

Esto de la soledad está bien. Haces albondiguillas, te rascas y dejas las colillas donde te peta. Pero es un poco angustioso: te acechan los fantasmas del cerebro. Hoy se me apareció una novia que tuve y que estaba empeñada en hacer de mí un hombre de provecho. Se emboscaba en la esclusa de energía y me ha atacado cuando he ido a retirar las cascajas que se forman en la empuñadura del filandón electrónico. "Ay, David, tan mayor y todavía jugando a los astronautas". "Pero, Yessica", la he dicho, "¿qué haces aquí? Esto no es un juego: estoy REALMENTE perdido". Y ella. "Lo q tienes q hacer es sacar unas oposiciones a la Comunidad Autónoma y dejarte de mamarrachadas". La he dado una ostia con el desatascador y se ha marchado aullando, pero me ha dejado con mal cuerpo. Y me he dado cuenta de q me estoy haciendo mayor en soledad. Voy a ponerle a HAL voz de tía y a conectar el programa de guarrerías. Y q sea lo que dios quiera. Agur.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s