Vaya día

Lo primero que hice cuando volví fue comprobar los neurocircuitos del imbécil de HAL. Y recordé mis primeras experiencias con los ordenadores. Una vez, siendo estudiante, me tiré toda la tarde dale q te pego a un trabajo de onomástica de fluidos en subducción. Tenía que entregarlo al día siguiente y estaba en racha. Pim pam, tecla va y tecla viene. Salvo la de guardar. Y de pronto ¡plof! no sé que coño hice y lo perdí. Enterito. Había oído hablar de casos similares, pero a mí era la primera vez que me ocurría, me cagüen tó. Recuerdo que, encima, la niña de los vecinos estaba guerrera: se la oía dar voces por el patio y discutir con su madre. Si hubiese sido mi hija, habría zanjado la discusión con una galleta. Jesús que paciencia. Pero estaré siempre aquí perdido y nunca tendré hijos. Me voi a xarlar con HAL.

Os pongo una imagen que he robado en el web de Javier Marías. ¡Qué recuerdos!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s